NO ME TOQUES!!

Los gringos y los europeos siempre nos han percibido a los chilenos como muy “touchies”, nos gusta abrazarnos, darnos besos, dar la mano, y otras buenas costumbres.

Bien para algunos y mal para otros, en la nueva realidad post-COVD estas costumbres van a cambiar.

Con el distanciamiento social ya no queda espacio para imaginarse poder saludar de beso o darle una abrazo a alguien. Lo que ocurre a nivel personal, también lo veremos en nuestras interacciones con la tecnología.

Hemos visto como hoy en día la gente está muy rehacia a “tocar” cosas como botones de ascensores, lectores de huella dactilar, manillas de puertas, etc… Y es entendible, después de todo, a pesar de que estos elementos no van a terminar en la clínica con COVID, son fuertes fuentes de contagio.

Las soluciones “contactless” ,o de no contacto, al comienzo se crearon buscando durabilidad en los dispositivos y seguridad dentro del mercado mundial, logrando avanzar en las líneas de reconocimiento facial y distancia de apertura en los accesos.

Los tiempos actuales han obligado a diferentes empresas en el mundo a buscar soluciones de no contacto para evitar el contagio y manipulación de los dispositivos de control y acceso logrando una gama enorme de soluciones dentro de las cuales existen, reconocimiento facial, lectura de palma, lectura de iris, lectura de QR, Lectura de Tag, torniquetes con alas, logrando el objetivo de ingresar a lugares sin tocar nada (ni a nadie).

El mundo está cambiando sus tecnologías muy rápido dependiendo de las necesidades humanas existentes, logrando una reacción rápida de las empresas tecnológicas en las soluciones para el mercado.

Los que estamos involucrados en transformación digital tenemos el desafío de crear experiencias de usuario seguras para la salud de la gente, y seguras para los recintos que las implementan.